Flujo Vaginal Amarillo: “Causas”

Si en un artículo previo hablamos del flujo marrón, en este abordaremos las posibles causas del flujo vaginal amarillo sin olor, otro tema de interés para muchas mujeres.

El flujo vaginal es una secreción normal en el sistema reproductivo femenino que puede variar en color, textura y olor. Sin embargo, cuando el flujo adquiere un tono amarillo sin presentar mal olor, puede ser indicativo de ciertos trastornos o infecciones. A continuación, exploraremos las posibles causas y brindaremos información relevante para ayudarte a comprender mejor esta condición.

Aquí os dejamos una infografía que puede ayudaros a entender un poco más el flujo vaginal:

Posibles causas del flujo amarillo sin olor

Infección vaginal por hongos

Uno de los factores que pueden provocar flujo vaginal amarillo sin olor es la infección vaginal por hongos, también conocida como candidiasis. Esta infección es causada por el crecimiento excesivo del hongo Candida albicans en la vagina. Además del flujo amarillento, es común experimentar picazón, irritación y enrojecimiento en la zona genital. La candidiasis suele se trata con antifúngicos tópicos o medicamentos orales recetados por un médico.

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es otra causa posible del flujo vaginal amarillo sin olor. Esta afección ocurre cuando hay un desequilibrio en las bacterias normales presentes en la vagina. Los síntomas pueden incluir flujo vaginal de color amarillento o grisáceo, así como un olor desagradable, similar al pescado. Para tratar la vaginosis bacteriana, se pueden recetar antibióticos específicos que ayuden a restaurar el equilibrio bacteriano.

Enfermedades de transmisión sexual

Algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden causar flujo vaginal amarillo sin olor. Por ejemplo, la tricomoniasis es una infección común que puede generar un flujo amarillo verdoso en las mujeres afectadas. Otras ETS, como la gonorrea o la clamidia, también pueden presentar este síntoma. Es fundamental buscar atención médica si se sospecha de una ETS, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado son fundamentales para prevenir complicaciones y detener la propagación de la enfermedad.

Cervicitis

La cervicitis, que se refiere a la inflamación del cuello uterino, puede ser otra causa del flujo vaginal amarillo sin olor. Esta afección puede estar relacionada con infecciones, traumatismos o reacciones alérgicas. Además del flujo, la cervicitis puede provocar dolor pélvico, sangrado vaginal anormal y molestias durante las relaciones sexuales. El tratamiento dependerá de la causa subyacente y puede incluir medicamentos, terapia física o procedimientos médicos.

Higiene inadecuada

A veces, el flujo vaginal amarillo sin olor puede ser el resultado de una higiene inadecuada. El uso excesivo de productos de higiene vaginal, como jabones perfumados, duchas vaginales o aerosoles, puede alterar el equilibrio natural de la vagina y causar cambios en el flujo. Se recomienda evitar el uso excesivo de estos productos y optar por una limpieza suave con agua tibia.

Cambio de color del flujo durante el ciclo menstrual

Los fluidos del flujo son necesarios actuan contra las bacterias y nos ayudan a equilibrar el PH vaginal. Su color y consistencia cambia durante el ciclo menstrual.

  1. Después del período menstrual: En los días posteriores al período menstrual, es común tener poco o ningún flujo. El cuello uterino está cerrado, y los niveles de estrógeno son bajos.
  2. Antes de la ovulación: En el período previo a la ovulación, el cuerpo produce más estrógeno, lo que puede causar un aumento en la cantidad de flujo vaginal. Es un flujo blanquecino tiende a ser claro y elástico, similar a la clara de huevo cruda. A este tipo de flujo se le considera saludable y es indicativo de un momento propicio para la concepción.
  3. Durante la ovulación: La ovulación generalmente ocurre en la mitad del ciclo menstrual. Durante este tiempo, el flujo puede volverse más transparente y resbaladizo, es un flujo blanquecino similar a la clara de cruda. Esto facilita el movimiento de los espermatozoides hacia el óvulo.
  4. Después de la ovulación: Después de la ovulación, los niveles de progesterona aumentan. Esto puede hacer que el flujo sea más espeso y más blanco.
  5. Antes del período: En los días previos al período menstrual, el flujo puede volverse más espeso y cremoso. Puede variar en color, desde flujo blanco hasta flujo amarillo claro.

¿Qué hacer en caso de flujo amarillo?

Como hemos visto, el flujo vaginal amarillo sin olor puede ser causado por diversas razones, que van desde infecciones como la candidiasis y la vaginosis bacteriana, hasta enfermedades de transmisión sexual, cervicitis o higiene inadecuada.

Si experimentas este síntoma, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado.

Recuerda que este artículo es informativo y no reemplaza la opinión de un médico. Mantén un buen cuidado de tu salud y busca asesoramiento médico ante cualquier duda o preocupación.

PH del flujo vaginal

Mantener un equilibrio saludable del pH vaginal es importante para prevenir infecciones y mantener la salud general del área genital. Aquí hay algunas recomendaciones para ayudar a evitar cambios en el pH vaginal:

  1. Dieta equilibrada: Una alimentación saludable contribuye al bienestar general, incluida la salud vaginal. Consume una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras.
  2. Hidratación: Beber suficiente agua es esencial para mantener la hidratación adecuada y ayudar a mantener un pH equilibrado.
  3. Evitar duchas vaginales: Las duchas vaginales pueden alterar el equilibrio natural de la flora vaginal y aumentar el riesgo de infecciones. La vagina tiene su propio mecanismo de limpieza, y las duchas no son necesarias.
  4. Uso adecuado de productos de higiene: Usa productos de higiene íntima suaves y sin fragancias. Evita el uso de jabones fuertes o productos que puedan irritar la zona genital.
  5. Ropa interior de algodón: Usa ropa interior de algodón que permita la transpiración y evite la acumulación de humedad. Evita la ropa interior ajustada y los materiales sintéticos.
  6. Prácticas sexuales seguras: Usa métodos seguros para prevenir infecciones de transmisión sexual (ITS) y prácticas sexuales seguras. El uso de condones puede ayudar a reducir el riesgo de infecciones.
  7. Control de medicamentos: Algunos medicamentos, como los antibióticos, pueden afectar el equilibrio de la flora vaginal. Si estás tomando medicamentos, sigue las indicaciones de tu médico y, si es necesario, discute cómo proteger la salud vaginal durante el tratamiento.
  8. No fumar: Fumar puede afectar negativamente la salud vaginal y aumentar el riesgo de infecciones.
  9. Mantenimiento de un peso saludable: Mantener un peso saludable puede contribuir al equilibrio hormonal y ayudar a prevenir problemas de salud que podrían afectar la vagina.
  10. Visitas regulares al ginecólogo: Programa chequeos regulares con tu ginecólogo para detectar y abordar cualquier problema de salud vaginal antes de que se agrave.

En Modibodi sabemos que cada persona es única, y lo que funciona para una puede no ser adecuado para otra. Si experimentas cambios en tu salud vaginal o tienes preocupaciones, es importante consultar a un profesional de la salud para obtener orientación personalizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Consigue un 5% de descuento!

Únete al Modibodi Club y recibirás un 5% de descuento, además de novedades y promociones exclusivas para ModibodiLovers
¡Modibodi for every Body!

Carrito de compra
0
    0
    Su carrito
    Su carrito está vacíoVolver a tienda